Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

18 de abril de 2014

Las tablets crecen para conquistar a los profesionales


Cuando hace unos años la mente de Steve Jobs parió el concepto de “Tablet” con la comercialización del iPad, nadie podía imaginarse del impacto que dicho invento tendría en el mundo. El concepto, a medio camino entre un teléfono móvil y un ordenador, enseguida arrasó con las previsiones, hasta convertirse en un ejemplo más de dispositivo de uso común para los usuarios. No es raro que pronto otras compañías se lanzaran a su mercado, como el tablet nexus de Google y otros. Durante el pasado año 2013 se vendieron nada menos que 195,4 millones de tabletas en todo el mundo. Todo un dato.

Y, como en todo, las modas continúan. Si en los teléfonos móviles la tendencia inicial era que éstos fueran cada vez más pequeños para, poco después, empezar a crecer, lo mismo ha ocurrido con las Tablets. El primer modelo de iPad rondaba las 10 pulgadas, pero poco a poco los desarrolladores fueron reduciendo el tamaño, hasta las 7 pulgadas. Ahora, como ya ocurrió, la tendencia es contraria: Más grandes. Pero todo ello con un objetivo muy claro: Alcanzar al público profesional.

Lo que se busca es conseguir una nueva experiencia visual de consumo de contenidos, haciendo hincapié en las áreas productivas. Entre las muchas ventajas de una tableta de mayor tamaño está el poder tener una mayor potencia sin renunciar a su portabilidad, desarrollar una capacidad multitarea, así como la comodidad de uso al desterrar por completo el teclado físico. Ventajas estas que pueden convertir al Tablet en el futuro (y asesino) del actual portátil. De hecho, las previsiones van por ahí, o al menos, en una unión de ambos conceptos.


Todas las marcas se están lanzando a ello: Panasonic, Samsung (Cuyo lanzamiento para América latina están proyectados ya para el mes de septiembre), Asus, Toshiba, Google, HP, Lenovo, etc. La lista no para de crecer y es que, nos guste o no, el desarrollo tecnológico no perdona a los que se quedan atrás.