31 diciembre 2022

El Blog del Marketing

3(112). Emergencia un 31.12

 



¡Que se acaba el año! Y menudo 2022 (¡por lo menos en mi caso!)... Digno de olvidar.

De no ser por algunos detalles, por algunas personas que han hecho que sea mucho más llevadero… lo borraría casi entero.


Supongo que este es un post esperable e intuible, pero es fin de año y no me apetece arriesgar, así que voy a hablar… ¡sobre las fiestas y los nuevos propósitos! En concreto, sobre los míos (que son los únicos que conozco fielmente y de primera mano),


Para los que no me conozcáis de “post anteriores”, me llamo Laila, soy un torbellino gallego nacido en 1991, en las Rías Baixas. Soy amante del mar, del cine, de la lectura y los viajes… y podría decirse que también me gusta escribir sobre toda clase de cosas (¿novela erótica en ciernes?), y el buen rollo. Más rara que un perro verde.


Como decía, gallega, conocedora de la diferencia entre “mirar” y “ver” (aunque lo utilizo indistintamente porque me sale solo), soy una chica riquiña y normalmente alegre, habladora (que no charlatana), que adora los diminutivos, las palabras absurdas y la cerveza (1906 por supuesto).

Soy pasional y me muevo por instinto. Podéis probar a leerme aquí, aquí, aquí o aquí, entre otros (pero prefiero que te repases el blog, ¡Pedro es más interesante que yo!)


En fin, después de la breve y densa presentación, ¡vamos al lío!


Las fiestas de Navidad en Galicia significan dos cosas (podría decirse que tres, gracias a Abel Caballero y su iluminación a lo New York vigués); comida y familia.

Sí, en ese estricto orden, ya que la comida va por delante de la familia, ya que el que más y el que menos, llena su mesa de cosas de lo más variopintas (sin olvidar el marisco, plato estrella y casi único porque un gallego que se precie no consigue llegar a la carne ninguna de las noches de fiesta, si acaso hace un pequeño hueco para saborear el turrón).


El significado de lo que estas fechas suponen para la familia cobra, en mi caso (en mi casa), un fuerte significado. No sé si será porque el sol sale menos, porque llueve más, o porque la niebla deja un halo húmedo de melancolía que es difícil de superar con ese frío que congela los huesos… pero nos amparamos en los nuestros. En nuestra familia. 

Y de repente, todas aquellas personas que apenas has visto durante el año, aparecen cargadas de optimismo y felicidad (y quejas, como no). En apenas dos noches, te pones al día de lo que ha pasado en los 363 días pasados.

Son fechas de unión, de amor, de amar, de felicidad con los tuyos (con los míos). Con los de cerca y lejos, pero con los de siempre.

Y eso justo es lo que se me ha escapado a mí, la felicidad, los míos, los de siempre.


Desde que nací y recuerdo, he celebrado las fiestas en casa de mis abuelos. Lleva siendo así los últimos 30 años, y qué queréis que os diga, una se acostumbra. Todos nos uníamos entre estufas, karaoke, algún juego de mesa y mucha comida (y bebida, pero eso lo aprecié tan solo los últimos 11 años). Esto se ha terminado con el 2022. Por unas y otras razones que al final pues no vienen al caso, cada uno se ha ido distanciando, y al final, pocos quedamos.  La distancia y la falta de ganas hizo lo demás.

Eso ha hecho que estas primeras fiestas (Nochebuena, Navidad), me faltase mucha, (mucha) gente. (Y puede que lo estéis pensando pero no, la cantidad de comida no se reduce proporcionalmente al número de personas que faltan). ¿Es solucionable? Sí, pero no se quiere, ni se va a solucionar.




No os preocupéis, todo tiene sus ventajas. En temas de salud he estado (estoy) algo floja estos últimos meses (de ahí mi desaparición de estos lares), y el no tener que dar explicaciones a toda la familia es un punto a favor, porque creedme, tienen un sexto sentido para sacar los temas más inoportunos y hacer las preguntas más incómodas.

Además, todos sabemos que da igual de lo que se hable, siempre habrá alguien “que conoce a alguien a quien le ha pasado lo mismo/tiene lo mismo/se comporta igual”.

¿Ventaja? Sin duda alguna. Pero se echa de menos el calor de la estufa, las canciones de karaoke y la ilusión de los pequeños. Además, Papá Noel solo detecta niños, y de lo contrario ni aparece.


Fin de Año es, para mí (y junto con la Noche de San Juan), uno de los días (de las noches) más mágicos del año.

Es una noche especial, cargada de intenciones, agradecimientos y promesas por cumplir." 365 are coming, are loading”.


Pero hoy… 31 de diciembre de 2022, es una noche más. Una noche que deseo que pase lo más rápido posible, una noche que no quiero sentir.

Hoy está lejos, y solo, una de las personas que me ha convertido en lo que soy hoy. Y lo está desde hace meses.


Así que esta noche le pido a los comienzos, a los propósitos, a la magia y a la vida que me lo devuelvan, que me hace falta.

Hoy me pondré la ropa interior nueva y roja, tomaré 13 uvas con su respectivo deseo cada una y cerraré los ojos muy fuerte para que no resbalen las lágrimas cuando los abra y no esté él para darme la bienvenida al nuevo año con un beso, con un abrazo y con un “uno que sumamos” susurrado al oído. Como ha sido siempre desde que tengo recuerdos. Como estoy segura de que han sido los últimos 30 años, aunque no los recuerde.


Y perdonad el párrafo, la sensiblería y el post, pero esto es un homenaje a mi padre, uno pequeño, a mi manera, que está luchando por volver con nosotros. Así que esto va por él, por ti, papá, ya que siempre te he leído, me has leído y me has animado a escribir. Para que al despertar, el que llores seas tú.


Y ahora que ya sabéis que mi lencería será roja, que ya conocéis mis 13 deseos, que conocéis el motivo de este post que puede que pocos os quedéis a leer… dejad que os dé un consejo.


Coged el móvil, el ordenador, papel y boli. Pensad en esa persona, en esas personas, quiénes sean, que os llenan, que os completan, que os hacen sentir gigantes en un mundo global, pequeño. Escribidles. Hacedlo desnudando vuestro corazón, vuestra alma, vuestra cabeza. Decidles lo importantes que son, lo mucho que os aportan y lo que os hacen sentir. Y hacedlo YA. Con este post de fondo. Puede que dentro de un minuto, dos, o tres horas, sea tarde. Puede que decidáis procrastinar y eso os arrebate la oportunidad de las manos, de los labios. Que os quedéis con todo lo bonito dentro, y eso se convierte en plomo y pesa, hunde.


Puede que con vuestras palabras, alguien sonría y acabe, o empiece el año, feliz.

¡Vamos!

Yo soy la primera que tiene que agradecerte a ti, que ahora estás leyendo esto con los ojos inundados por empatía, con el corazón encogido porque sabes perfectamente cómo me siento, todo lo que has hecho, lo que haces, lo que harás. Agradecerte el apoyo y el ánimo incondicional, el ser el faro en medio de la tormenta, inquebrantable, brillando con luz propia.

No te apagues jamás. Gracias por ser mi abrazo en 2023. Por sumar a mi lado.


Y a todos los demás… que este nuevo año no haga más que mejorarlo todo, en especial los aspectos negativos del 2022. 

Felicidad, alegría, salud… y los vuestros, sumando.


Os deseo toda la felicidad del mundo, feliz salida y feliz entrada.


Lai.


28 diciembre 2022

El Blog del Marketing

¿Qué es el SEO y cómo funciona?

No pretendo dar clases a nadie de lo que es el SEO y cómo funciona. Para eso están los profesionales como los que forman la agencia Eskimoz, y de los que he aprendido mucho leyendo sus artículos, viendo sus vídeos en Youtube, y -en general- tratando de aplicar los consejos para posicionar mejor este blog que estás leyendo.

Pero desde los más de quince años de experiencia que tengo con El blog del Marketing, sí puedo daros mi receta particular sobre la importancia del SEO, y cuatro consejos básicos que he aprendido a lo largo de estos años en los que -sobre todo al principio- mi avanzada técnica se basaba en el método infalible del "prueba y error". Los más tekis lo llamana ahora "A/B testing", pero viene a ser lo mismo. Ir cambiando cosas y tocando aquí y allí y tratar de medir los resultados de dichas acciones.


eskimoz

Lo cierto es que para hacer una buena gestión del SEO de una web, ya sea persona o profesional, lo mejor es ponerse en manos precisamente de profesionales. Pero antes de eso, empecemos por el principio.

¿Qué es el SEO?

Search Engine Optimization. Son los métodos técnicos que tienen como objetivo posicionar las páginas  de una web en buscadores tipo Google, Bing, Yahoo, o cualquier otro. En el fondo, no se trata sino de seguir las reglas de algunos buscadores para conseguir que dichas páginas se posicionen lo mejor posible. Y ya se sabe, cuanto mejor posicionamiento, más visitas. Cuántas más visitas, más relevancia, más ingresos, más visibilidad...

Yo he vivido esto en mis propias carnes. Hace años, cuando el blog "molaba" y buscabas en Google las siguientes combinaciones:

  • Blog Marketing
  • Blog de Marketing
  • Marketing blog
Siempre aparecía en la primera página. De hecho, solía aparecer entre las cuatro o cinco primeras posiciones. Es cierto que el hecho de comprar el dominio y elegir el nombre hace tantos años, me dio cierta ventaja, pero hoy en día, con más de 30.000 billones de páginas webs, y con la pérdida de relevancia de los blogs, la cosa se ha puesto difícil.

Probad y buscar vosotros mismos las combinaciones de arriba, y veréis que en el mejor de los casos, El blog del Marketing está posicionado en las dos últimas posiciones de la primera página de Google, o incluso en la segunda. Y os diré algo. Hace unos meses aparecía en la cuarta o quinta página, pero después de leer mucho e implementar algunas cosas, se ve que he conseguido escalar hasta la primera página (aunque sea al final).

Estar arriba en Google es fundamental, pues es la primera fuente de tráfico de cualquier web. Hoy en día hemos adquirido el hábito de consultar en Google casi cualquier cosa. En España, es el buscador favorito para el 93· de los encuestados, así que conviene que Google nos sepa encontrar y nos posicione en las primeras páginas, pues a medida que vas pasando páginas, las posibilidades de que alguien haya click en tu web, se reducen drásticamente.

Que sepáis que además del posicionamiento orgánico (gratis) también existe la forma de posicionarse en los buscadores pagando, pero eso no es objeto de este post. Sin embargo, si me gustaría mencionar algunas cosas que tenéis que tener en cuenta si queréis mejorar vuestro SEO. Divididas en las dos grandes categorías del SEO, son las siguientes:

SEO On-site:
  • Etiquetas HTML
  • Estructura interna de las URL
  • Que sea mobile friendly y con tecnología responsive
  • La calidad y la originalidad de los contenidos (no se os ocurra usar el copy&paste)
  • El rendimiento de la web (a Google no le gusta esperar mientras se carga tu web)
  • La arquitectura interna de tu web
  • Y algunos otros

SEO Off-site (o linkbuilding):
  • Fama del sitio que estás compartiendo
  • Los enlaces entrantes a tu web y salientes desde tu web
  • El análisis de la competencia
  • Las redes sociales (seguro que las estábais esperando)

Pues si tienes en cuenta algunas de estas cosas, si te portas bien y evitas que Google te penalice con prácticas que no son de su agrado, si eliges bien las palabras del título de cada uno de tus post, y eres constante y publicas con regularidad... deberías mejorar tu posicionamiento SEO.

Pero no esperes milagros. Es un trabajo para el que se requiere constancia y algo de asesoramiento, así que ya sabes. Ponte con ello y comparte en los comentarios tus aprendizajes.


12 diciembre 2022

El Blog del Marketing

Cómo se comportan las marcas y consumidores en entornos de inflacción y crisis

 



Los años de crisis económica y social del Covid-19, deberían servirnos de aprendizaje para afrontar mejor futuras situaciones de incertidumbre a las que parece que inevitablemente nos estamos dirigiendo, o incluso hemos empezado a hacer frente en estos últimos meses de 2022, en los que nos hemos encontrado con una inflación global galopante que no se daba al menos desde hace 20 años.

En muchas empresas se está sufriendo una subida nunca vista de los costes de la energía, y eso termina repercutiendo en los precios finales de los productos o servicios que se ofrecen a los consumidores, pero es un dolor de cabeza en sí mismo, y todo un reto a la hora de la elaboración de los presupuestos y de la contratación de la energía a futuro, ya que el impacto de esta línea de costes en la cuenta de resultados puede ser demoledor.

Además, esta escalada de precios para el consumidor, tiene efectos también en el precio del dinero, con lo que significa esto para nuestra economía doméstica. Si sube el tipo del dinero y tenemos una hipoteca con un tipo de interés variable, significa que en los años que nos quedan de hipoteca (siempre que este tipo de interés crezca) pagaremos más. El otro día leí en las noticias que en una hipoteca media de 150.000 €, en 2022 pagaríamos casi 6.000 € más al año por las subidas del precio del dinero.

Y no olvidemos que todo esto hace que los comportamientos de los consumidores cambien. La gente le ve las orejas al lobo. Se dan cuenta que salir al supermercado y volver con la cesta llena le cuesta mucho más (tened en cuenta que hay sectores donde el aumento de los precios ha sido muy relevante). Que cada vez que llenan el depósito de gasolina de su coche es más caro. Que pasar unos días de vacaciones en el hotel de siempre es más caro... 

La gente cambia su forma de consumir. Buscan ahorrar. Pero no todos los segmentos de población lo hacen de la misma forma, pues sus hábitos de consumo son muy diferentes. Hoy rescaté de la agencia de publicidad Rebold algunos insights super interesantes al respecto de cómo distintos grupos de población han adaptado sus hábitos de consumo ante la situación de inflación que estamos viviendo. 

De hecho, el mayor problema percibido actualmente por los participantes del estudio es la inflación, seguido por la pobreza y desigualdad social. Desde luego, ver que se tienen en cuenta el paro, la violencia y la corrupción, demuestra que es una buena radiografía de la situación actual.



Por ejemplo, el estudio revela que, en general, el 67% de las personas han reducido sus gastos durante 2022. Pero también, que la generación de los baby-boomers está controlando sus gastos en ocio y tiempo libre, mientras que en la generación Zeta no se acusa tanto esta reducción.

Se buscan más ofertas, se aprovechan los cupones descuento y en general, se buscan fórmulas para ahorrar durante las fiestas navideñas. Comprando menos, haciendo las compras antes, o eligiendo marcas más baratas o marcas blancas, lo que demuestra una adaptación del comportamiento de los clientes a una situación concreta de su economía familiar.

Lo cierto es que me pareció muy interesante el estudio sobre inflación y marcas, porque cuando las marcas entienden cómo se comportan sus clientes (existentes y potenciales), lo lógico es que se adapten a dichos comportamientos para tratar de maximizar sus resultados gracias a incrementar la presencia de las marcas en el top of mind de los consumidores.

En teoría, cuando los resultados de las empresas son peores, y las expectativas futuras no son buenas, las empresas contraen sus inversiones en marketing. Creo que cualquiera diría que eso es algo coherente e inherente a los ciclos económicos bajistas, pero llama la atención leer en este estudio que analizaron a dos competidores que todos conocemos en cuanto a los datos de inversión en marketing y los ingresos obtenidos, logrando los siguientes resultados.

  • Coca-Cola, en 2020 redujo su inversión en marketing un 4%, y obtuvo una caída en ingresos de -11%.

  • Pepsi, en el mismo horizonte temporal, mantuvo su inversión en marketing, y obtuvo un incremento en ingresos de +5%.

Está claro que hay que analizar muchas más cosas para poder hacer una analogía entre las dos empresas. Puede haber muchos efectos que expliquen estos datos, pero tiene sentido pensar que precisamente en épocas de recesión económica, las marcas puedan tomárselo como una oportunidad para posicionarse mejor que su competencia en la mente de los consumidores, lo que le garantizará un mejor resultado futuro.


Lo cierto es que la inversión de las empresas no es homogénea. Hay industrias más afectadas y otras menos, y así podemos ver los sectores que más van a invertir en marketing y su evolución interanual en %, y debajo, las que menos.





11 diciembre 2022

El Blog del Marketing

De conciliación laboral y horarios intempestivos en la oficina

heineken conciliación


Me ha encantado este spot de Heineken que trata con un punto de humor y un toque de terror simulado, el hecho de los horarios excesivos en la oficina, y nos sugiere un truco infalible para saber cuándo toca dejar de trabajar y tomarse unas cañas con los amigos

Los españoles tenemos un "SanBenito" sobre nuestra poca productividad, pero como ya he comentado en alguna otra ocasión, la situación es bastante diferente cuando estás acostumbrado a trabajar con otras nacionalidades, te das cuenta que los españoles estamos entre el "grupo de los buenos". Luchadores, imaginativos y sin arrugarnos ante nada.

Cada país tiene lo suyo, pero los españoles, a pesar de nuestra fama de improductivos, somos de los buenos.


05 diciembre 2022

El Blog del Marketing

She, un cuento de Navidad por parte de J&B

she J&B


Nunca había visto un anuncio de la marcade whisky J&B, y la verdad es que para ser el primero que veo, han conseguido llamar mi atención.

Un anuncio diferente y que podría haber esperado de muchas marcas, pero quizás J&B no estaba en mi radar marketininano... o lo que sea, pero reconozco que me ha parecido super emotivo y actual. Pero como no acostumbro a hacer spoiler cuando un spot me gusta, te lo dejo a continuación (y te recomiendo que tengas un paquete de pañuelos de papel cerquita si estás muy sensible).


04 diciembre 2022

El Blog del Marketing

Cuando externalizar no es la mejor opción

externalización


En las empresas ocurre lo mismo que en la economía, y en general lo mismo que en la vida misma. Se dan situaciones que se repiten cíclicamente o, por ser más exacto, se responden a los ciclos económicos de una forma bastante repetitiva.

Cuando el ciclo es alcista y las cosas van bien, se invierte e innovación y consecuentemente, también en recursos para poder llevar a cabo dichos proyectos. Por contra, cuando las cosas se tuercen (y no digamos si vienen provocadas por una pandemia como la que hemos vivido hace un par de años) la inversión en cualquier proyecto "no vital" se analiza al dedillo, el personal se reduce a mínimos (lo que antes hacían 10 ahora lo hacen 5), se eliminan proyectos que estaban en marcha y se toman medidas para no contratar a gente a riesgo de que el coste de dichos proyectos sea más alto que con un recurso interno, y por supuesto la calidad del proyecto e incluso los tiempos, puedan verse comprometidos.

Me ha pasado varias veces, en distintas empresas. En momentos de "contención", se evita consolidar recursos internos, porque el coste del salario para la empresa acaba teniendo impacto durante varios años, y entonces, si el proyecto que se está valorando hay que llevarlo adelante, no hay problema en contratar una consultora externa para llevarlo a cabo, aunque el coste sea más del doble de lo que podría costar contratar un recurso interno.

Con el añadido de que con ese recurso, se puede abordar el proyecto en cuestión y muchos otros... pero se evita "consolidar ese coste" a toda costa, porque los momentos duros están demasiado recientes, y se quiere evitar en el error de seguir "engordando a la vaca", aunque sea evidente lo que resulta más eficiente.

Pero lo que con frecuencia no se tiene en cuenta, es que llevar a cabo esos proyectos genera también unos "costes ocultos". en términos de motivación de los equipos, que además de no contar con dichos recursos, tienen que lidiar con el liderazgo de ese proyecto que están haciendo terceros a un coste mucho mayor del que hubiera tenido la contratación de un recurso. Por no decir que además, con dicho recurso, se pueden llevar a cabo muchas más tareas que las exclusivamente relacionadas con el proyecto en cuestión.

En fin, supongo que son situaciones que nos toca afrontar a todos dentro de un entorno complicado a nivel empresa. Pero lo curioso es que -dentro de ese ciclo- tan pronto como la situación se normaliza y los ingresos vuelven a ser los esperados, todo ese celo por contratar recursos internos desaparece, se vuelve a generar mucho más, se invierte en innovación y tecnología... hasta el siguiente ciclo bajista.

Cosas que pasan.