Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

28 de enero de 2014

Muere Chicote tras su última intervención en Pesadilla en la Cocina (@pesadillacocina)

Este podría ser prefectamente un titular cierto si el afamado cocinero (o producto del reallity show televisivo) no rebaja el nivel de violencia verbal en el reallity Pesadilla en la Cocina que se emite de nuevo en televisión (en La Sexta)

Es cierto que los programas de cocina están teniendo un gran boom y un gran impacto en la parrilla televisiva durante los últimos meses (año y poco) gracias a los éxitos a nivel internacional de programas como Master Chef, la edición para niños llamada Master Chef Junior, y por si fuera poco también estamos viendo como la moda pasa a la gran pantalla, y se están produciendo películas de corte gastronómico como Love's kitchen (entre otras)

Pero todo esto no es tan nuevo en España. Hace mil años Mayra Gómez Kemp tuvo un programa de cocina llamado Tomates y Pimientos, y el cocinero vasco Karlos Arguiñano lleva años viviendo del cuento promocionando sus platos que va aderazando convenientemente con unos chistes que merecerían un post aparte por lamentables, y de los que incluso programas de radio (Levántate y Cárdenas, en Europa FM) hacen eco casi a diario. Incluso ha hecho ameos en el cine, como su mítica intervención en Airbag, o presencia en alguna de las películas de Torrente.

También Jose Andrés (el cocinero sin apellido) hizo las américas con sus cazuelas en la maleta, y recuerdo haberme quedado blanco cuando le vi hace poco desde su mansión en algún lugar de la costa oeste americana. La verdad es que tenemos buenos cocineros, pero algunos de ellos han sabido explotar la moda de la gastronomía española para vivir a cuerpo de rey.

El caso es que lo que antes eran programas de cocina, han dado un giro y se han convertido en reallity shows, con mucha más aceptación por parte de la audiencia (el año pasado, Pesadilla en la cocina tuvo una media de 2,5 millones de espectadores en su primera edición, y apostaría a que mejora audiencias en esta segunda que acaba de arrancar)

Alberto Chicote pone su grano de arena con una serie de comentarios basura para tratar de motivar castigar los fallos de aquellos restaurantes que a cambio de unos minutos de gloria en televisión son destrozados públicamente por Chicote, para regocijo de los espectadores aniosos de sangre. Como muestra, este botón