Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

17 de enero de 2014

Los españoles y los idiomas

El reto de la internacionalización es mayor en unas culturas que en otras fundamentelmente derivado de ciertos condicionantes relacionados con el idioma. Aunque la comunidad hispana (españoles en la guerra y postguerra, y sudamericanos últimamente) siempre nos hemos cracterizado por buscarnos la vida independientemente de dónde hayamos tenido que emigrar, la realidad es que siempre ha sido a base de coraje, y no de expertise en segundos o terceros idiomas.

Desde que trabajo en entornos multinacionales (hace 7 o 8 años) me doy cuenta de lo paquetes que somos los españoles con los idiomas. En concreto con el inglés, que se supone es el idioma de los negocios por excelencia. Es curioso como los países del norte, con una raíz linguística de origen sajón, se adaptan mejor al inglés, pero los países mediterráneos, de raíz latina nos defendemos como podemos.

Pero lo más curioso para mi es ver la diferencia de vocabulario y pronunciación de los portugueses y españoles. A priori deberíamos ser iguales... pero ellos tienen -en general- mayor capacidad que nosotros, y siempre he oído que está basado en una cosa tan relativamente casual como el hecho de que por motivos económicos, o por la pequeña industria cinematográfica lusa, desde principio del S. XX hasta hacer relativamente poco, las películas y series que allí veían, no tenían doblaje al portugués. 

El caso es que si ahora volviera a afrontar mis estudios universitarios y de postgrado, hubiera cambiado bastante el enfoque. Seguramente hubiera estudiado íntegra o parcialmente la carrera fuera de España (o al menos hubiera probado un año con una beca Erasmus). Y desde luego -aunque no recuerdo bien si cuando lo cursé eran muy accesibles- hubiera buscado una escuela de negocios que tuviera un buen master internacional. Quizás un MBA internacional, no tanto  por el tema del inglés, que se supone lo  habría traído "incorporado" de mi estancia universitaria en Estados Unidos o Inglaterra, sino porque ese tipo de entornos multiculturales y multinacionales abre tu mente mucho más que cualquier otra cosa.