Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

27 de mayo de 2010

El teletrabajo, ese gran desconocido

El teletrabajo debería estar reglado por ley. Igual que lo están las vacaciones, las bajas por maternidad/paternidad o muchas cosas en el ámbito laboral creo que el teletrabajo tiene grandes ventajas (y también algunos inconvenientes) para empresas y trabajadores.

Las tecnologías están aquí y han venido para quedarse. Ahora cualquier trabajador con un ordenador portatil, una línea ADSL y un teléfono móvil puede trabajar desde su casa, desde un hotel, una cafetería o cualquier sitio.

Dsifruto del teletrabajo desde hace un par de años aproximadamente y creo que es algo positivo para el trabajador por varios motivos:
  • Somos más productivos por varios motivos. Primero porque tu organizas tus tiempos de trabajo y eso que a priori puede parecer "peligroso", a la larga provoca que trabajemos más horas o al menos las mismas mucho más intensas. Además no tendremos las constantes distracciones de gente que se acerca a tu sitio a "esto" o a "aquello" y que tanto tiempo nos resta a lo largo del día. Y por supuesto no hablemos del problema de la "reunionitis". Hay días que ni siquiera me siento en mi sitio, encadenando una reunión tras otra desde que entro en la oficina a las 9 hasta que me voy.
  • Permite conciliar la vida familiar y te da algo de sociabilidad, especialmente en grandes ciudades, dónde entre semana lo único que hacemos es trabajar, descansar en casa con los niños y dormir.
  • Genera la conciencia de la auto-responsabilidad. Cada uno es responsable de su trabajo, y si cumples los objetivos no tienes por qué quedarte en la oficina esperando a que se marche tu jefe. Eso es de paletos.
  • Es motivador para el empleado, si bien para poder teletrabajar necesitas un jefe moderno. Si tu jefe es un rústico de los que le gusta "tenerte a mano" para cuando lo necesite o que no se vaya nadie antes que el, estás jodido. Aunque creo que más lo esta el, que no se da cuenta lo que le está pasando por derecha e izquierda.
  • Es menos estresante, ya que evita desplazamientos, atascos, riesgo de accidente o llegar a la oficina de mal humor porque llevas una hora y media atascado debido a un accidente.


Evidentemente para la empresa también supone beneficios. Podrían ser los siguientes:
  • Desde luego beneficios económicos derivados del ahorro en manutención del empleado, de los costes de alquiler de la oficina para x empleados (ahora podría ser un % de x), o gastos generales como luz, agua, plazas de parking, etc.
  • Existe la creencia de que la flexibilidad atrae al talento. Hay mucha gente que después de disfrutar de este tipo de cosas no estarían dispuestos a cambiar de trabajo y "volver atrás" en determinadas formas de trabajo que consideran imprescindibles en su "way of working"
  • Muchas empresas quieren presumir de ecológicas y de ayudar al medio ambiente. Y muchas más hacen el ridículo con sus intentos (recordad el caso de Carrefour con su campaña "Bolsa caca"), pero con esta medida si que ayudarían de forma efectiva a reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera.

También hay desventajas, por supuesto. Para los trabajadores (especialmente si son de los que cogen un brazo si les das una mano), porque puede fomentar el escaqueo, el aislamiento de tus compañeros de trabajo y la pérdida de esa sociabilidad imprescindible en cualquier empresa. A fin de cuentas no olvidemos que las empresas están hechas de trabajadores y estos, al menos de momento, son personas.

Para las empresas porque puede perder el pulso de lo que opina tu gente, o porque ante la ausencia de reuniones podría darse cierta descoordinación interdepartamental.

De todos modos creo que es algo bueno y propio de una sociedad avanzada. En España todavía estamos muy lejos de otros países más avanzados, no solo en términos de número de horas y balanceo entre nuestra vida laboral y nuestra vida privada, sino también en cuanto a productividad... ¿puede ser este un motivo?



Publicar un comentario en la entrada