Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

6 de noviembre de 2015

El lanzamiento de la Shandy de Cruzcampo fue un tema de altura #LanzamientoZero




Una cosa está clara. La publicidad permite casi cualquier cosa (y lo digo positivamente)

Tiene que estar muy bien participar y ser parte del ejercicio creativo de lanzar una campaña como #LanzamientoZero de Shandy Cruzcampo  pero creo que tiene que molar mucho más lanzar personas que productos... por mucha creatividad que le pongas al asunto.

Y claro... puestos a lanzar a gente desde una avioneta para promocionar la nueva Sandy Cruzcampo  Zero, pues deciden meter a dos tipos a priori antagónicos como parecen ser Miki Nadal y El hombre de negro y cuyo antagonismo manifiestan mientras recorren los metros de caída libre desde que saltan del avión hasta que sus paracaídas son abiertos (y diría que incluso mientras lo están también). Uno grita y el otro guarda silencio. A uno se le salen los ojos de las órbitas, y el otro apenas se inmuta-

Ahora entiendo mejor el regalo que recibí el otro día en casa. Una lata de Shandy Cruzcampo Zero y un extraño paracaídas para usarlo en mis entrenamientos de running. En cierto modo pensé que sería un buen entrenamiento para entrenar la potencia (hice cosas parecidas cuando entrenaba a baloncesto), pero no entendía muy bien por qué una especie de paracaídas... y ahora que veo la campaña del #LanzamientoZero lo entiendo todo mucho mejor.

Creo que se rumoreaba que el público elegiría con qué ridículo disfraz se lanzarían ambos protagonistas... pero creo que las malas pulgas de El hombre de negro echaron por tierra la idea y finalmente nos hemos tenido que conformar con verles volar y disfrutar de su "caída" libre.

Os dejo el momento del #LanzamientoZero protagonizado por Miki Nadal y El hombre de negro



Más información sobre la campaña que ya ha tenido más de 6.000 menciones al hashtag #LanzamientoZero, más de 2 millones de reproducciones del vídeo en Facebook y 23 millones en Youtube en Shandycruzcampo.es
Publicar un comentario en la entrada