Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

12 de enero de 2010

Roxxxy, una muñeca hinchable con inteligencia virtual



Entre realidad, ficción y humor negro. Así califico esta noticia que he leído en El mundo y en 20Minutos, pero que seguramente encontraréis en muchos otros sitios.

Resulta que se ha presentado en la exposición del entretenimiento adulto de Las Vegas como la revolución de la auto-sexualidad, pero lo mejor son algunas de las frases de sus creadores, True Companion:
  • No cocina, ni pasa el aspirador, pero sabe ocuparse del resto si entendéis lo que quiero decir...
  • Es una auténtica compañía y tiene su personalidad. Te entiende, te escucha y te habla. Siente cuando se la toca y también duerme
  • Ella sabe lo que te gusta. Si te gustan los Porsche, a ella le gustan los Porsche. Si te gusta el fútbol, a ella también
Otros datos del invento en cuestión (siento mi descordinación al escribir... todavía estoy entre risas y asombro) que según sus creadores es un portento de la inteligencia artificial, son los siguientes:
  • Tiene medidas y morfología humana. Mide 1,73, pesa 54 kg. Incluso la piel sintética emula a la de una persona (por no hablar de los órganos sexuales que le han "adosado" al angelito.
  • Se puede personalizar el color de la piel, del pelo o el tipo de comportamiento (desde la aventurera hasta la reservada y tímida, pasando por la Dominatrix amente del BDSM)
  •  Puede estar conectada a Internet mediante wifi para recibir actualización de software (no quiero ni imaginarme cuales pueden ser... jajaja), solucionar errores e incluso enviar emails eróticos a su dueño!!
  •  Pero lo mejor de todo es que se pueden compartir "experiencias" en la web del fabricante de este friki-invento. Me imagino a los usuarios compartiendo sus aventuritas, igual que la gente comparte sus últimas recetas de la Thermomix
En fin, que si tenéis entre 7.000 y 9.000 Euros y os apetece cerraros en casa con vosotros mismos... pues nada, pa'alante con el tema!

(Cómo está el mundo, Ramón)


Publicar un comentario en la entrada