Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

24 de noviembre de 2016

Lo queremos todo. Del choco-lomo al chori-flan #bloggerINVITADO


El otro día comentando en el trabajo, surgió la posibilidad de escribir una entrada en El blog del Marketing, y Pedro finalmente me ha animado. Así que aquí estoy: tratando de explicar uno de los mayores males endémicos que tiene nuestra sociedad, que aparece con cierta recurrencia tanto en el ámbito profesional y personal, y se refiere a lo insistentes que somos a veces las personas en la búsqueda de la famosa BBB (bueno-bonito-barato), o de defender una opinión y al tiempo justamente argumentar la contraria. Esto es lo que yo llamo habitualmente el querer “choco-lomo”.

Hablando el otro día con Pedro, le comentaba que en las empresas de hoy en día se busca muchas veces crear el producto más innovador, aquel producto que hace ser a la empresa única y diferente, pero que se quiere lograr con una inversión mínima (lo que lleva implícito hacerlo en poco tiempo y con pocos recursos).

Y aquí aparece el término de “choco-lomo”: por un lado querer tener el mejor producto, ser único y diferenciarme, pero por otro no quiero gastarme mucho dinero. Es decir, por un lado quiero chocolate y por otro, quiero lomo. Lamentablemente en la vida real el “choco-lomo” no existe (aunque el término se utilice bastante, a continuación os pongo un vídeo de Cristina Cifuentes en una de las asambleas de la comunidad de Madrid)



Después de reírnos y comentarlo un rato, no sólo le ponía ejemplos en el ámbito empresarial sino también a nivel personal, donde quien no ha tenido el típico amigo que propone una cosa y la contraria en la misma frase, o aquel conocido que lanza un discurso argumentando un tema de una forma, y a las pocas horas en otra conversación se desdice defendiendo la contraria.

Pues bien, esta entrada va dedicada a todos esos amantes del choco-lomo, donde al término ya le han salido competidores: el “chori-flan”. A continuación os dejo un viral de una marca de lavavajillas que se publicó hace tiempo, donde explícitamente te pedían “no mezcles en tus platos sabores que en tu boca nunca mezclarías”.



Bonus track: El pesca-late, dedicado a mis compis de BI



_______________________________________________________________________________

#bloggerINVITADO: Julio Mateu


Publicar un comentario