Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

27 de julio de 2010

El triunfo del perfil bajo y la honestidad en todos los ámbitos de tu vida

Creo que es importante la forma de ser de la gente. Siempre he pensado que hay que hacer lo que hay que hacer... y hay que ser recto, honesto, modesto, sensato... y por supuesto buena gente.

En todos los ámbitos de la vida tengo claro que es vital no ser un listo (cuánto listo he conocido en este mundo, en todos los ámbitos), porque al final los que van de listos terminan siendo los más tontos. Que hay que ser buena persona, un tipo normal. Lo cual no significa que no tengas ambiciones, aspiraciones o ganas de mejorar o destacar en la vida... pero partiendo de una forma de ser por lo menos adecuada.

Esto mismo ocurre en todos los ámbitos de la vida. En tu vida y en el trabajo. En el deporte,... en tus relaciones sociales... en todo!

Me viene esto a la cabeza después de la reciente marcha de Raul y Guti del Real Madrid y después de una charla con mi amigo Juan (tras 4 horas de caminata por la montaña te da tiempo a hablar de casi todo) en la que hablábamos de las distintas formas de ser de algunos deportistas y las diferencias antes y ahora.

Ahora te encuentras a Iniestas, Xavis Hernández, Casillas, Pau Gasol y cosas así... y antes encontrabas a gente como Guti, Raul, Michel, Fernando Alonso o Jorges Lorenzo de la vida. La diferencia entre ser una persona modesta y que podría estar sentada ahora mismo en el sofá de tu casa... o ser un Dios al que tienes que estar venerando y dándole las gracias por existir.

La diferencia entre quién reconoce que cuando se pierde es cosa de ellos (igual que cuando se gana) o el que le echa la culpa de todo a los demás, a los factores exógenos o al arco iris. Quién se mira el ombligo y dice frases del tipo "a mi lo único que me importa en el trabajo es aquello por lo que me pregunta mi jefe" o quién por contra hace las cosas como cree que deben hacerse... te pregunten por ellas o no.

En definitiva, que me reafirmo en mi mismo... me gusta como soy. Un tipo normal, y no un listillo, pero resulta que al final las cosas también les salen bien a los tipos normales... y no solo a los listillos