Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

13 de diciembre de 2016

Cómo redactar mejor tu blog. Secretos que nadie te dirá


Una de las claves para que tu blog tenga muchas visitas y buen ranking en los buscadores es saber cómo redactar mejor tus posts. ¿No te gustaría que tus artículos sean leídos y compartidos por muchas personas? Seguramente sí.

Para lograrlo, tu sitio debe estar bien posicionado en las búsquedas de Internet. Otro aspecto clave es que la gente quiera dar clic al enlace cuando tu enlace aparezca en el buscador (CTR)

Es importante que cuando entren a tu sitio quieran quedarse, es decir, que el contenido sea atractivo y no se salgan rápidamente de él (bounce rate).

Pero si llevas un tiempo escribiendo un blog para tu negocio, seguramente ya te habrás dado cuenta de que hacerlo no es tan fácil...

Por eso, ahora te vamos a contar algunos tips para que recibas más visitas, hacer que tus lectores te vean más tiempo y que tu contenido sea más interesante para compartir:

1. Busca palabras claves relacionadas con el tema


Las palabras claves son términos de búsqueda que la gente utiliza o que los buscadores suelen sugerirte cuando quieres encontrar algo en Internet.

La idea de buscarlas es que las incluyas en el título y el contenido del post que escribas.

¿Para qué?

Para que cuando la gente busque dicho término, tu post aparezca y ellos tengan oportunidad de entrar a tu blog.

La elección de palabras claves adecuadas te ayudan a reducir el pogo sticking de tu sitio. Es importante para que tu contenido llegue a personas realmente interesadas en el tema.

Para buscar palabras claves que la gente utiliza, puedes auxiliarte de herramientas como el Planificador de palabras clave de Google, que es parte de las herramientas de Adwords y es gratuita.

También puedes probar otras herramientas que te sugieren temas similares, extraídos de los términos de búsqueda de Google, como Keywordtool.io, Semrush, Moz Keyword Explorer, entre otras.

Buscas un término de referencia. La herramienta te mostrará el volumen de búsqueda que tiene dicho término o te sugerirá otros similares, que son los que la gente suele buscar.

Elige términos de búsqueda o palabras clave con un buen volumen y anótalos para tenerlos en mente a la hora de escribir tu nueva pieza de contenido para tu blog.

*PRO TIP:
Incluye palabras claves largas o long tail keywords (si es posible). Encuéntralas en las sugerencias que te da cualquiera de las herramientas a la hora de digitar tu búsqueda. Por lo general, aparecen como búsquedas relacionadas o palabras claves sugeridas.


2. Busca artículos de referencia en la red
Posiblemente ya hayas investigado un poco sobre el tema del cual vas a escribir. También es probable que tengas conocimientos sobre el mismo, pero nunca está demás que busques en la red artículos relacionados.

Toma nota…

Si te encuentras datos interesantes dentro de los sitios que visites, puedes tomar nota de ellos para incluir la información.


También puedes guardar los enlaces de dichos artículos para colocarlos como referencia.
Esto te ayudará no solo a redactar un artículo más sólido, sino que le dará respaldo a lo que escribas.

Un buen sitio donde buscar los mejores artículos relacionados con el tema es BuzzSumo, donde hallarás los artículos más compartidos en Internet.

3. Escribe un buen titular




Por supuesto, el primer paso para un gran artículo es un titular llamativo.

El titular que elijas debe contener la palabra clave sobre lo que trata tu artículo, dejando claro de qué trata el mismo.

También, es importante que tenga palabras emocionales que hagan que el lector se interese más por saber qué es lo novedoso que encontrará cuando te lea.

Un dato importante:  

El titular de tu blog no debe contener más de 55 o 60 caracteres, pues es la cantidad que Google muestra cuando tu artículo aparece en los resultados de búsqueda.

Lo mejor es que la gente pueda verlo completo, pues cuando el titular se lee, suele dársele enfoque a las primeras y las últimas 3 palabras. (Aprende más al respecto en este artículo de Coschedule)

Todo tu mensaje debe caber en ese espacio y las primeras y últimas palabras son muy importantes.

Una última cosa: no uses más de 8 o 9 palabras en el titular. Debe ser breve y conciso. Anota estos datos y escribe un titular de impacto.


4. Detalla la estructura de tu contenido haciendo un punteo de temas a tratar


Para poder organizar todas las ideas de tu artículo y redactar de forma ordenada, puedes hacer primero una lista de temas a tratar.

Anota primero las ideas principales y bajo ellas ideas secundarias.

Ejemplo:

Si vas a hablar de cómo hacer un jabón casero y sus ventajas, puedes empezar con algo como:
Jabón casero
· Intro sobre cómo se hacen
· Beneficios
· Ingredientes
· Proceso
· Conclusión
· Llamada a la acción (CTA o call to action)

Luego anotas, por ejemplo, bajo “Beneficios” cosas como que es más barato, que no tiene ingredientes artificiales, que ayudas al medio ambiente. Lo que sea.

La clave es que cada punto tenga ideas secundarias para ser desarrolladas una a una y que no se te escape nada.

Luego desarrolla cada punto:

Empieza a redactar sobre el punteo de ideas. Utiliza lenguaje sencillo, de manera que quien lo lea lo pueda comprender fácilmente.

A menos que sea necesario o que tu blog sea de corte científico, evita tecnicismos exagerados y enfócate en dos cosas:

1.    La necesidad que hay de resolver un asunto en cuestión
2.    Cómo es que tu artículo les ayudará a resolverlo

En pocas palabras, más que hablar sobre detalles técnicos, habla sobre beneficios, ya sea de comprar o implementar lo que tú dices en tu blog.

Se trata de escribir para el visitante, que es tu posible cliente. Recuerda que no todos tus clientes tendrán los conocimientos técnicos que tú para entenderte, así que sé específico y enfócate en beneficios.

Y ahora sí:

A medida que vas escribiendo, debes incluir dentro de tu contenido las palabras claves que elegiste al inicio.


5. Agrega enlaces de interés, imágenes y multimedia


¿Sabías que nuestro cerebro procesa hasta 60,000 veces más rápido la información visual que el texto? Esto lo explica The Next Web en este post sobre la importancia del contenido visual.

Aprovecha esto para que tu contenido sea más fácil de entender y puedas captar más tiempo la atención de tus usuarios.

Pon fotografías o ilustraciones relacionadas con el tema desarrollado. De ser posible, agrega también videos relacionados.

Agrega además enlaces de referencia a otros sitios que respalden o complemente la información que das, para que tu contenido tenga más valor y reducir la necesidad de largas explicaciones

Ojo, esto te ayudará a mantener a la gente en tu blog:

Añadir enlaces internos a tu post es la oportunidad ideal para que tus lectores no se vayan de tu blog al terminar de leer y aumenten el tiempo de estadía en tu artículo.

Esto se conoce como long click y es una métrica de los buscadores para identificar contenido que la gente se toma el tiempo de leer.

Entre más tiempo se queden los usuarios en tu sitio, mejorarás tu ranking y tu posicionamiento como contenido relevante dentro de los buscadores. 

Coloca enlaces a otros artículos que tú tengas en tu mismo blog para que la gente los lea como información complementaria.


6. Cuida la longitud de los párrafos

  
Según el experto en usabilidad web, Jakob Nielsen, el 79% de los usuarios siempre hace un escaneo rápido al texto antes que leerlo palabra por palabra.

Esto significa que, si no ve nada interesante al inicio y algo que le llame la atención en el resto del texto, no se tomará la molestia de leerlo.

No uses bloques enormes de texto. Cuida que tus párrafos tengan 3 o 4 líneas cuando mucho para que el texto tenga aire y sea fácil de leer. Usa oraciones cortas y de estructura sencilla.

Si usas Wordpres, te recomendamos agregar el plugin Yoast SEO que te ayudará a optimizar la legibilidad de tu contenido.

Ejemplos útiles:

Cambia cosas como:
En este caso, principalmente y de acuerdo con el artículo X, anteriormente citado, podemos deducir que…

Por algo como:
En este caso, deducimos que… (de acuerdo con el art. X)

Cuando se trata de redactar para la web, entre más sencillo sea, mejor.

Procura que las oraciones de tu texto no contengan demasiadas palabras, 20 palabras por oración está bien. Puedes usar más en algunas, pero procura que no sean muchas.

No te preocupes, la mayoría de procesadores de texto tienen una herramienta para contar palabras.

*PRO TIP:
En Microsoft Word, puedes sombrear la frase y ver la esquina inferior izquierda de la ventana (justo al lado de donde está la cantidad de páginas). Te mostrará cuántas palabras tiene tu documento y cuántas la frase sombreada.
  
Si puedes incluir  listas o infográficos para ahorrar palabras, es mucho mejor. No solo le dan dinamismo y color a tu post, sino que reduce el texto que hay que leer.


7. Utiliza subtítulos y secciones en tu párrafo

Para que el texto no canse la vista del lector, puedes dividirlo en distintos temas, en los cuales utilices subtítulos, según el punto del que vaya a hablar.

Procura que dichos subtítulos sean descriptivos y que muestren un “mini resumen” de lo que trata la sección. Algo que entusiasme a la gente a seguir leyendo cada siguiente punto. 

El mismo punteo que hiciste al inicio te puede servir para determinar dichas secciones.
También puedes incluir partes del texto con una tipografía diferente para romper la monotonía.

Puedes destacar, por ejemplo: datos estadísticos, citas de otros autores o frases importantes. Usa diferentes tipografías, colores, negrita, etc.


8. Revisa la ortografía

Una vez que tengas completo el contenido, es tiempo de revisar la ortografía. Esto es:

     Palabras escritas correctamente
     Uso adecuado de mayúsculas y minúsculas
     Signos de puntuación bien utilizados

¡No hagas trampa!

Puedes usar el corrector ortográfico de tu procesador de textos, pero hay palabras que el programa detectará como bien escritas, aunque no estén bien empleadas, que no es lo mismo.

Ejemplo:

No es lo mismo “el río” que “él rió”.

Puede que ambas oraciones tengan las palabras bien escritas, pero solo una representa lo que tú quisiste decir.

Así que no te saltes la corrección manual. Es necesario que la hagas.

Para más seguridad:

Cuando hayas terminado de revisar, selecciona todo el texto, cambia el tipo de letra que estás usando y vuélvelo a revisar.

A veces, tu vista está tan acostumbrada a ver el texto que se saltan un mismo error una y otra vez (tu cerebro lo lee como bien escrito porque lo corrige automáticamente, pero tu teclado no).

Esta técnica te ayudará mucho para refrescar la vista y poder corregir mejor.

Ahora lee en voz alta…

Una vez hayas terminado de escribir y revisar todo el texto, léelo despacio en voz alta para ver qué tal te suenan las frases.

Esta técnica te ayudará a eliminar términos redundantes o palabras que son repetitivas.

Presta atención a cómo suenan las frases. Si alguna suena extraña o enredada, es posible que quien la lea tampoco la entienda. Si detectas algo así, es mejor revisar y reeditar. 


9. Deja "reposar" tu post antes de publicarlo



A veces, cuando escribes, o incluso cuando lees lo que escribiste, puede pasar que no te des cuenta de que hay ciertas ideas que aún no se comprenden bien.

Obvio, tú sí las entiendes porque tienes presente el tema, pero otros no. Por eso, es recomendable que al terminar de escribir un artículo, lo guardes y lo leas al día siguiente.

Ya que tienes despejada la mente, podrás analizar lo que escribiste y revisar ideas que necesitan más explicación, frases repetidas o que se pueden omitir porque no aportan nada.

Incluso podrás ver con más claridad algunos errores que no hayan sido no detectados previamente para poder corregirlos.

Un tip extra:

Una gran idea es que contratar un redactor profesional o copywriter que te ayude con la parte gramatical. La ventaja es que puedes contratarlo en línea, solo cuando lo necesites (freelance), bajo tu propio presupuesto.

Él se encargará de verificar que las frases estén correctas y las ideas completas, así como de que el estilo de todo el texto sea congruente.

Por supuesto, debes preferir a un profesional que tenga experiencia en redacción web.

En resumen

Aprender cómo redactar un artículo para un blog requiere disciplina y práctica constante, pero como ves, cada artículo que redactes lleva su tiempo.

Debes concentrarte en lo que haces, buscar y analizar información sobre el tema y estructurar muy bien lo que vas a decir.

Expertos como Rand Fishkin o Neil Patel, entre otros, dicen que no hay mejor forma de darle más ranking un contenido que hacerlo 10 veces mejor que lo que ya está en internet.

Es un consejo que siempre será válido, ya que el objetivo de los buscadores es presentar la mejor opción de contenido a sus usuarios.

Por ello, lo mejor es que planifiques con tiempo el contenido de tu blog, lleva una lista de temas a desarrollar y ve agendando su publicación con tiempo.
_________________________________________________________________________________

#BloggerINVITADO: Patricia Gutiérrez
Publicar un comentario