Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

16 de marzo de 2009

Periodistas sin complejos


Está claro que el martes pasado el Real Madrid hizo un ridículo espantoso frente al Liverpol en los octavos de final de la Champions League... y creo que nadie duda que la imagen del equipo (exceptuando a Casillas) fue lamentable.

Pero hay periodistas que sobrepasan la línea del respeto a los jugadores. Creo que cada uno de nosotros tendríamos que tener claro cual es nuestro lado personal y cual nuestro lado profesional. Y lo que deja claro Miguel Serrano en la contraportada del diario Marca de ayer domingo 15 de marzo es que le dolió la derrota del Real Madrid.

Y mucho... le escoció tanto que se cebó con muchos jugadores del club blanco de forma poco elegante... tirando de lengua viperina y sin ningún repeto por nadie. Dispara a diestro y siniestro y deja lindezas como estas que transcribo literalmente:

"Es un fastidio que no se puedan dar 22 bajas, pero si yo tuviera una escoba... Haría a Salgado alcalde de Vigo o presidente de la Xunta, Miguel Torres podría ser la nueva imagen de Mango con las hermanas Cruz. A Cannavaro le quedan un par de años buenos en el Milán como pareja de Maldini. Metzelder sería un buen suplente de Mumbrú. Heinze puede ganarse la vida de cocinero porque el codillo lo borda. Drenthe tiene ofertas para actuar en el Circo del Sol o hacer un trío con los Mini Vanilli. Robben puede montar una clínica, Marcelo una academia de baile, Higuain una peluquería y Snejider un bar de copas con dos por uno los jueves.... "

Y así sigue un buen rato, incluso aprovechando el reciente tirón de los Oscar se permite el lujo de "jugar" a dar nominados para el título de MADRILISTA CAGÓN DEL SIGLO y son los siguientes:

  • Fernando Gago y Gonzalo Higuaín por Cariño, he encogido a los niños
  • Arjen Robben por El hombre invisible
  • Sergio Ramos y Pepe por Paseando a Miss Daisy (Cannavaro)
  • Wesley Sneijder por Leaving Las Vegas

y todo esto lo rellena escribiendo unas 5 veces lo siguiente:
Cobardes, gallinas, capitanes de las sardinas

Tremendo el pavo... se quedaría tranquilo, ¿no?