08 febrero 2022

El Blog del Marketing

¡Feliz cumpleaños!

¿No es tu cumpleaños?
¡Vuelve a leerme cuando lo sea! Me hará un poquito más feliz saber que te he felicitado a tiempo.

¿Sabéis? Hoy he visto, casi sin querer, la felicitación de cumpleaños de ING a mi madre. Entre sus más de 5.000 e-mails sin leer (para qué, si necesita alguno en concreto quizá lo busque algún día), ahí estaba. Sin abrir. Pero no ha pasado desapercibido a los ojos de una hija sumamente aburrida y atenta (un aplauso para el que pensó el asunto "Tienes 365 días por estrenar" que tanto ha llamado mi atención). 

ing




¿Qué novedad, verdad? Un banco felicitando a un cliente... Pero, ¿alguien se ha parado a leerlo?

Permitidme robaros apenas dos minutos de vuestro tiempo. El e-mail, rezaba así:

 "quizá aún no lo sepas, pero el mejor regalo que vas a recibir hoy te lo vas a hacer tú. Sí, como lo lees. Porque ahora mismo tienes 365 días con todas sus horas, todos sus minutos y todos sus segundos, delante de ti. Y están totalmente en blanco. Preparados para que tú los llenes de reencuentros, de lugares, de nuevos proyectos y, en definitiva, de todo lo que te haga feliz."

Bonito, ¿verdad? Que la muestra máxima de control monetario te felicite instándote a ser tu propio regalo, animándote a dedicarte tiempo.

Y escuchad, no le restemos razón, ni importancia.

Hace casi cuarenta días que comenzó el 2022. Muchos de vosotros ya habréis hecho una bolita de papel con vuestros propósitos, os habréis replanteado vuestras metas o incluso habréis abandonado vuestros sueños. Quizá en 2023, o el 1 de marzo... O el lunes, como el comienzo de las dietas. Esos principios perfectos.

¡Hagamos caso a ING! Pero no esperemos a nuestro cumpleaños. Hagámoslo ya. Empecemos hoy, ahora mismo, a escribir nuestras horas. Seamos fuertes, valientes, arrogantes, orgullosos... Demos ese paso hacia adelante que tanto miedo nos ha dado siempre. ¡Dejad de procrastinar! 

Yo he decidido empezar de nuevo, recuperar la ilusión. Y creedme, ¡me siento como una niña con zapatos nuevos! 

Así que os animo a cumplir vuestros sueños, a alcanzar vuestras metas, y que nada (ni siquiera una pandemia mundial) os impida "dejarlo para mañana". Poco a poco os iré contando más sobre mí, me iréis conociendo mejor. Intentaré compartir todo aquello que me llena, que me hace feliz. Esos pequeños detalles del día a día que me arrancan una mini sonrisa (como la furgoneta que me cruzo en mis peores momentos y que, debidamente "tuneada", me recuerda que "hoy es un buen día para sonreír", pero eso ya es otra historia...). 

¡Felices veinticuatro horas!, ¡feliz momento!


No hay comentarios: