19 febrero 2022

El Blog del Marketing

Cuestión de Principios

Llevaba unos días pensando qué podía escribiros... y me han propuesto una idea imposible de rechazar. Se trata de hacerlo sobre los Principios de Goebbels. 

principios


Me gustaría empezar este post aclarando algo muy obvio; que todo aquello que sé es infinitamente menor a aquello que no sé. Nunca me había encontrado con estos principios y me parecen increíblemente interesantes. No solo porque el "mundo nazi" per se esté rodeado de esa odiosa ola de "fascinación" que nos provoca leer, ver, saber (igual que reducimos la marcha del coche cuando pasamos ante un accidente), ese "morbo" poco ético que sentimos tristemente hacia las tragedias de los demás, aunque se nos encoja el pecho, se nos llenen los ojos de lágrimas y nos hagamos un poquito más pequeños.

Pero vengo a "hablaros de mi libro", no a hacer una reflexión sobre pensamientos/sentimientos de lo absurdo (que seguro daría para los siguientes 6.000 posts).

Joseph Goebbels fue el ministro de Propaganda durante el Tercer Reich, pero nadie "se hace grande" de la noche a la mañana.

Alemán y narcisista, de niño se enfrentó a una enfermedad que, a pesar de una prótesis en la pierna y unos zapatos especiales, derivó en una cojera permanente. Todos sabemos lo crueles que son los pequeños (mayormente "inspirados" por su círculo) y este complejo, lejos de "minarle", hizo crecer una necesidad de demostración y reconocimiento que le llevó a ser un maestro de la palabra y de la manipulación. Y es que al final...es más fácil engañar a la gente, que convencerla de que ha sido engañada.

En 1920 se unió al movimiento nazi (nacionalsocialista) y en unos años se convirtió en líder del partido en Berlín, apoyando incondicionalmente a A. Hitler. 

11 principios especialmente diseñados para mover, convencer y manipular masas. ¡Vamos a ello!


1. PRINCIPIO DE SIMPLIFICACIÓN Y DEL ENEMIGO ÚNICO

No conozco a nadie a quien le guste complicarse la vida. Somos sencillos y nos gustan las cosas sencillas, y si "nos las dan hechas", mucho mejor. Vamos por la vida observando la "paja en el ojo ajeno", sin ponernos frente a un espejo. Y lo más importante de todo...nos encanta buscar la causa y culpa de nuestros problemas o desgracias en los demás. Goebbels no hizo más que aprovecharse de esa simplicidad y guiar a "la masa" hacia el lado de la balanza que él sostenía, un poco como el politiqueo de hoy en día.


2. PRINCIPIO DEL MÉTODO DE CONTAGIO

Pongamos de enemigo a la derecha, por ejemplo. Si solo tenemos una causa contra la que "luchar"...o estás conmigo, o estás contra mí. Con esta conducta tan tajante se ataja a todos aquellos dudosos, a todos aquellos silenciosos que se unen, no por estar de acuerdo, si no por no manifestar un pensamiento contrario y acabar "enterrados" bajo "la mayoría"...o bajo los que sujetan el megáfono. Y vamos despacio, que como dice el refrán "quien mucho abarca, poco aprieta".


3. PRINCIPIO DE TRANSPOSICIÓN

Es más fácil de entender de lo que suena en un inicio. Se trata de "quitarle hierro" a lo que se ha hecho mal buscando un suceso similar o peor. Convence a la gente de que lo que estás haciendo no es tan grave, que otros lo han hecho antes... desvía la atención. Y recuérdales que los éxitos son gracias a ti (salvamos vidas gracias al estado de alarma) y lo que va mal es culpa del "enemigo" (las muertes son culpa de los recortes sanitarios). Porque para qué admitir que se pudo actuar antes, para qué enfrentarte a una multitud enfurecida (8M). Además, todos sabemos que lo correcto es aquello que "la masa", debidamente guiada, convierte en tal.


4. PRINCIPIO DE LA EXAGERACIÓN Y DESFIGURACIÓN

Se trata de una magnificación de los hechos, aprovechando el más mínimo matiz para hundir al "enemigo", utilizando una hipérbole (como aquella de "Érase un hombre a una nariz pegado"). No importa la realidad, el suceso, la gravedad real de lo que ha pasado. Se trata de hacerlo grande, de darle importancia. Podría definirse como vivir en un constante "modo madre".


5. PRINCIPIO DE LA VULGARIZACIÓN

Se reduce todo a su mínima expresión. Debe poder comprenderlo el ser más "primitivo" de la masa que se desea convencer. Frases simples, cortas y fácilmente recordables, ya que la gente tiene una facilidad pasmosa para olvidar (podemos repasar la Historia). Unos pocos sentirán la humillación a su inteligencia... pero es a favor de esa pequeña mayoría. 


6. PRINCIPIO DE LA ORQUESTACIÓN

Debemos repetir de forma incansable los mismo mensajes, sin que den lugar a un ápice de duda "Nunca gobernaré con Podemos", por ejemplo. También podríamos señalar frases como que la derecha es conservadora y la izquierda progresista , que la derecha está de parte de los ricos y la izquierda con los pobres... Pero no analicemos, no vaya a ser que logren pillarnos en "un renuncio".


7. PRINCIPIO DE RENOVACIÓN

Bombardeo de información. Cuantas más noticias, más prensa, más sucesos, menos capacidad de atención tendrá "la masa". No hay capacidad de asimilación a un ritmo tan elevado, y acallas a tu adversario negándole el tiempo necesario para responder (porque ya se ha pasado a la siguiente noticia). La cantidad sustituye de forma íntegra a la verdad, a lo moral. Y esa mentira se habrá convertido en verdad absoluta antes siquiera de que vuelva a ti. Mejor, no poner ejemplos.


8. PRINCIPIO DE VEROSIMILITUD

No es necesario que toda la información de tus discursos sea verídica...tan solo asegura partes que sí lo sean. Reúne fragmentos de aquí y de allá...sujeta con pinzas verdades a medias que sean fácilmente corroborables...no hace falta más.


9. PRINCIPIO DE LA SILENCIACIÓN

Deshecha aquellos temas que no te interesen, oculta, niega, entierra todo aquello que pueda favorecer al enemigo. Silencia todo para lo que no tienes argumentos. Y dale la vuelta a las oraciones, hasta que lo más bonito sea una obscenidad de la que deshacerse cuando antes, un malentendido que ya ni se quiere, ni se puede solucionar.


10. PRINCIPIO DE LA TRANSFUSIÓN

Difunde información que cale en nuestro ser "primitivo". Francisco Franco Bahamonde; todo el mundo conoce ese nombre y, para bien o para mal, no deja a nadie indiferente. Guerra Civil y asesinos (de un solo bando, por todos es sabido que los republicanos luchaban con florecillas, todo muy falto de violencia y "jarana"), una llamada al odio, en toda regla.


11. PRINCIPIO DE LA UNANIMIDAD

Convence a la gente de que, al final, "piensa como todo el mundo", crea una falsa unanimidad, porque al final "si son tantos los que piensan así, no pueden estar equivocados, mejor me uno". 



Nos pasamos varias horas pegados a la televisión, a la radio, al ordenador. La cantidad de información que recibimos al día es tal, que realmente no tenemos capacidad para asimilarla y nuestro cerebro se dedica a procesar o bien lo repetitivo, o bien lo que más nos llama la atención.

Estamos abiertos a la manipulación sin ton ni son de los medios, creyendo lo que ellos quieren que creamos. Intentemos ser un poco más analíticos. Examinemos cada día una noticia, comparemos versiones, dediquemos diez minutos a ello. Entre todos podemos destapar mentiras, dejar de ser "borregos" guiados por el "Goebbels" de turno.



2 comentarios:

Unknown dijo...

El pueblo que olvidala historia está condenado a repitarla y por ello aunque estos principios tengan más dé 80 años vuelven a estar presente en nuestra sociedad gracias por recirdarlos y hacernos pensar y analizar olé tú.

Pedro Molleda dijo...

La verdad es que visto lo visto, si lo pensamos con el "colmillo un poco girado", se ven demasiadas coincidencias con situaciones muy actuales.

Lamentablemente demasiadas
Salu2